La evolución de las cafeteras

cafetera
Hoy en día, las cafeteras son algo imprescindible en cualquier negocio de hostelería y restauración. Muchos de estos establecimientos cuentan con las mejores cafeteras profesionales para proporcionar a todos sus clientes el mejor café en cualquier momento del día.

Gracias a esta clase de cafeteras, tener un buen café frente a nosotros será cuestión de segundos, algo inimaginable en las primeras épocas de las cafeteras.

Así evolucionaron las cafeteras

Las cafeteras de más actuales cuentan con un gran número de opciones para proporcionarnos el mejor café, aunque allá por el año 1802, año en el que se patentó la primera, todo era muy diferente a lo que conocemos hoy en día.

Quien patentó esa cafetera, a la que bautizaron como Cafeolette, fue un farmacéutico francés llamado Francois Antoine Descroisilles. Para ello, unió dos recipientes metálicos que estaban comunicados entre sí mediante una chapa con un gran número de agujeros, como si se tratase de un colador.

Llenó la parte inferior de agua y café molido, puso el colador y cerró el invento llevándolo al fuego. Cuando el agua empezó a hervir, comenzó a liberar vapor, generando cierta presión que hacía que el agua pasase por el filtro y el café molido hacia la parte superior gracias una pequeña tubería perforada. Así nació la primera cafetera.

El éxito acabó cruzando el Atlántico y en el año 1873 se patentó la primera cafetera en Estados Unidos, aunque esta tenía algunos fallos, como por ejemplo en el filtro. El hecho de que no funcionase correctamente hacía que los consumidores tuvieran que colarse el café de nuevo porque les llegaba lleno de posos.

No fue hasta el año 1901 cuando el italiano Luigi Bezzera tomó el relevo y diseñó la primera máquina industrial de café. Varios años más tarde vendió la patente a Desiderio Pavoni quien la comercializó e instaló en bares y restaurantes, haciéndose multimillonario y dando una nueva magnitud al café.

Con el paso del tiempo, las cafeteras fueron modernizándose y ofreciendo cada vez más servicios. Mejores filtros, cafeteras con molinillo de café incorporado, dos o más brazos para hacer varios cafés de forma simultánea, el brazo de vapor con el que calentar la leche y muchos otros adelantos.

Como se puede comprobar, las cafeteras profesionales que hay hoy en día distan mucho de aquellos primeros modelos. Actualmente podemos prepararnos en casa deliciosos cafés sin demasiado esfuerzo desde la comodidad de nuestro hogar y con el mejor sabor, siempre que se tenga una materia prima de la mejor calidad.

Otra opción indiscutible en nuestro día a día son las cafeteras profesionales que podemos encontrar en bares, cafeterías y restaurantes, donde el abanico de posibilidades de tomar un café es mucho más grande, algo que siempre nos dejará un estupendo sabor de boca.

Te puede interesar:

  • No hay post relacionados

You may also like...

Deja un comentario