Stark, el smartwatch que no lo parece

Aunque muchas marcas han asumido que los smartwatches llegaron en un momento que no era el adecuado, no quiere decir que se deje de trabajar en esta tecnología. A pesar de que este mercado parece que está en punto muerto, siempre hay alguna empresa que presenta algún nuevo modelo con alguna característica que lo hace diferente. Un claro ejemplo de ello lo encontramos en el reloj Stark.

Los smartwatches no acabaron de convencer

Los smartwatches actuales son cada vez más completos y aunque pueda parecer extraño, se empiezan a parecer más a los relojes tradicionales en lugar de ser un derroche de diseño futurista como se llegó a pensar en un principio.

Cuando comenzaron a salir en el mercado hubo un gran interés de los usuarios por estos dispositivos y aunque las ventas fueron comedidas, el sector puso mucha esperanza en que pronto comenzarían a despegar las ventas, pero no fue así.

A la gente no les acababa de convencer ni el diseño ni la capacidad de almacenamiento y mucho menos lo rápido que se acababa la batería al tener que estar conectados al Bluetooth del móvil si el smartwatch no tenía SIM o se trataba de un modelo muy modesto.

Entonces el sector dio un giro y se optó por los smartwatches híbridos, es decir, inteligentes por dentro pero con un diseño más clásico por fuera, como es el reloj Stark.

Así es el smartwatch Stark

Cuenta con un diseño muy parecido al de los relojes más tradicionales, con dos manecillas, una para minutos y otra para las horas, las cuales van iluminadas para poder ver la hora en cualquier momento del día o de la noche.

El interior cambia por completo y deja de ser un reloj clásico. Podremos monitorizar nuestra actividad física, como si se tratase de una pulsera de actividad física. Pasos dados, recordatorios de actividad, notificaciones, distancia recorrida, calorías consumidas, alarma, monitorización del sueño, etc.

Stark cuenta con una autonomía de hasta cuatro meses sin necesidad de recargarlo dado que este dispositivo cuenta también con la pila de botón que utilizan gran parte de los relojes más tradicionales.

Para configurar el reloj hay que hacerlo a través de una aplicación, la cual nos permitirá sincronizar mediante Bluetooth el dispositivo con nuestro smartphone. Esta aplicación está disponible tanto para iOS como para Android.

De momento, este reloj no está a la venta, acaba de finalizar el proceso de búsqueda de financiación en Kickstarter y ya han alcanzado la cifra establecida para poder comenzar su fabricación a gran escala en muy poco tiepo.

El precio que se ha pensado para este dispositivo es de unos 80 dólares aproximadamente y se espera que se ponga a la venta en verano de este mismo año.
Se dice que el smartwatch Stark conseguirá reunir todo aquello que busca cualquier amante de la tecnología pero que no quiere dejar de lado ese estilo vintage y elegante que tienen los relojes que conocemos de toda la vida. ¿Qué te parece esta propuesta?

Te puede interesar:

You may also like...